Nunca nadie quiere verse en esa situación, y es que cuando la palabra cáncer te toca a ti o cualquiera de tus seres queridos, paraliza la vida de todos. A pesar de todo, la actitud y sobre todo la positividad debe ser una de las premisas en esta etapa y sobre todo los cuidados y la prevención de cualquier enfermedad, y también en temas de salud bucodental.

Lo ideal sería hacer una revisión previa al tratamiento oncólogo o al menos para minimizar los efectos adversos tales como una higiene profesional, eliminación de caries, extracciones si se precisan.

En caso de que el paciente ya se encuentre en pleno tratamiento oncológico, o lo acaba de finalizar, hay que tener en cuenta que lo más importante es eliminar cualquier infección local debido a un diente y/o problemas periodontales (las encías).

La encía debe estar lo más sana posible y para ello se debe realizar una higiene dental y también un tratamiento de encías si fuera necesario. El mayor problema existe con las extracciones ya q hasta pasados por lo menos 6 meses de la última quimioterapia y/o radioterapia, no se debe hacer ningún tratamiento por el alto riesgo de padecer osteonecrosis. Esto significa que el hueso no cicatriza correctamente, las células óseas no favorecen la cicatrización y el hueso se necrosa, es decir, que el hueso no recibe el aporte sanguíneo suficiente y el hueso “se muere”.

Para evitar las extracciones hasta que pase este periodo, realizaremos alternativas para que ese diente pueda sobrevivir unos meses hasta poder hacer la extracción.

Para cualquier duda o tener un diagnóstico personalizado, no dudéis en contactar con nosotros. Nuestro equipo profesional realizará un estudio y ofrecerá las soluciones que más se adecuen a las necesidades particulares del paciente.