Nuestros artículos

Apretar y rechinar los dientes sin un fin funcional conlleva un desgaste acelerado y prematuro de los dientes, el bruxismo es, por lo tanto, una parafunción que se produce de forma inconsciente y que suele darse de noche cuando descargamos nuestra tensión acumulada durante el día.

Los últimos estudios estiman que aproximadamente el 80% de la población aprieta o rechina los dientes en algún momento, diurno o nocturno, con distintos grados de intensidad y persistencia en el tiempo, generalmente inconsciente y fuera de los movimientos funcionales.

El diagnostico precoz de esta parafunción es nuestra mejor defensa para poner freno mediante el tratamiento a este hábito que tantos problemas nos puede ocasionar.

¿Qué es el Bruxismo?

Es una actividad anormal que nos hace apretar o rechinar los dientes de manera generalmente inconsciente sin ningún propósito funcional como comer, hablar o tragar; existen dos tipos de bruxismo:

  1. Bruxismo céntrico: es el hábito de apretar los dientes provocando un desgaste que se multiplica exponencialmente al habitual produciéndose lesiones visibles al poco tiempo en los cuellos de los dientes y provocando recesiones  de la encía, dando la sensación de un aumento de la longitud del diente y provocando en muchos casos sensibilidad dentaria al frio y al calor.
  1. Bruxismo excéntrico: es el hábito de rechinar los dientes provocando desgaste de las facetas oclusales que no se corresponden con la edad del paciente.

¿Por qué se es bruxista?

Los desencadenantes del bruxismo suelen ser producto de un estado de ansiedad y estrés, adicionalmente se han estudiado factores genéticos y asociaciones con otras patologías como las alergias. Las hipótesis en cuanto a la fisiopatología sugieren un papel coadyuvante de las alteraciones dentinarias, por ejemplo la maloclusión, y de mecanismos nerviosos centrales además de problemas musculares. Los factores psicológicos también pueden desempeñar un papel en el sentido de que las tensiones exacerban este trastorno.

¿A quién puede afecta el bruxismo?

El Bruxismo puede a afectar a adultos o niños y a ambos sexos por igual, la edad más frecuente de inicio está entre los 17 y 20 años aunque puede haber periodos de remisión y activación a lo largo de la vida. El bruxismo diurno suele ser más apretador que rechinador, el bruxismo nocturno puede cursar de ambas formas, en algún momento del día ya sea por trabajo o por cualquier otra cosa, se ha cogido el hábito de apretar los dientes.

Síntomas y signos del bruxismo

El uso habitual al que sometemos los dientes mediante la masticación el hablar o tragar produce un desgaste de 0.00001mm al año aproximadamente, algo imperceptible para el ojo humano, pero las personas que tienen el hábito de apretar o rechinar los dientes multiplican en la mayoría de casos exponencialmente el contacto dental normal produciendo un desgaste notorio sobretodo en las exploraciones dentales minuciosas.

Los síntomas del bruxismo los podemos clasificar en varios grupos:

  1. Dentarios:
  • Desgaste de superficies o facetas oclusales
  • Desgaste de bordes incisales
  • Inversión de cúspides
  • Abfracciones
  • Fracturas dentales
  • Ruidos oclusales
  • Trauma oclusal
  • Pulpitis aguda
  1. Neuromusculares:
  • Fatiga muscular
  • Dolor muscular (en cara y cuello)
  1. Tejidos Blandos:
  • Engrosamiento de las mejillas por hipertrofia de los músculos maseteros
  1. Articulares:
  • Dolor articular
  • Chasquido de la ATM (articulación temporo-mandibular)

  

Bruxismo y Dolor

La mayoría de casos de bruxismo suelen ser asintomáticos en referencia al dolor produciéndose un desgaste dental continuo pero indoloro,  ya en casos más avanzados o agudos el dolor articular o muscular es el síntoma por el que los pacientes suelen acudir a la consulta, este afecta a los músculos de la masticación y puede irradiarse hacia la cara y el cuello. También es frecuente el trauma oclusal que se produce por un contacto anómalo sobre la superficie de un diente y en muchos casos acentuarse con la masticación o la percusión.

El desgaste dental acentuado en el bruxismo produce la perdida de esmalte y la exposición de la dentina al medio exterior, está en ocasiones extremadamente sensible puede ocasionar dolor a estímulos mecánicos como el cepillado o térmicos (frio o calor).

Diagnostico del bruxismo

Dado que el Bruxismo en la mayoría de casos es inconsciente hasta que se hace del conocimiento del paciente, el primero en detectarlo es el dentista al observar uno de los síntomas antes mencionados como el desgaste de los cuellos dentales o de las cúspides funcionales, en ocasiones son los familiares o los propios pacientes quienes notan los primeros síntomas sin llegar a darle la importancia requerida ya que el diagnostico precoz es nuestra mejor arma para solucionar o evitar problemas más graves.

Al principio el paciente “juega” con el contacto dentario sin fuerza ni contracción, sin embargo bajo un estado de tensión emocional se produce una mayor presión sobrepasando el umbral de los receptores periodontales a la presión y dado que el paciente ya no es consciente los músculos ya no se relajan. Es difícil obtener un diagnostico sin que el paciente sea consciente por lo que se le pide a los familiares que durante el sueño profundo del paciente se le intente abrir la boca tomando la dentadura con los dedos índice y pulgar, en estado normal de reposo se abrirá la boca satisfactoriamente, en el caso contrario, un estado de tensión, se tornará difícil separar los mismos.

Tratamiento del Bruxismo

El tratamiento está relacionado con el riesgo de lesión dentaria y su posible afectación muscular, en los casos de bruxismo nocturno  (inconsciente) es necesaria la colocación de una protección dental de resina o plástico, conocida como Férula de Descarga, para impedir la lesión permanente y el desgaste de los dientes. Además la férula de descarga, desde sus primeros días de uso, elimina el dolor de mandíbula, de cabeza o de oídos, así como otras molestias que puedan haber aparecido debidas al desgaste de la musculatura de la masticación.

En los casos de bruxismo diurno la recomendación consiste en ejercer un control por parte del paciente, tratando de detectar en que momentos y circunstancias se produce el problema y aplicando unos ejercicios de autorrelajación; un truco es tocarse el paladar con la punta de lengua para que se relaje la musculatura de la mandíbula y contrarreste el efecto negativo del bruxismo.

El Objetivo de las Férulas de Descarga es tratar el síntoma no la causa, aunque de entrada continúe el problema, este no afectará a sus dientes, sino a la férula en cuestión. Aunque es cierto que con el uso de dichas férulas el problema se puede atenuar pudiendo incluso desaparecer, hay que tratar el bruxismo de una manera multidisciplinar descubriendo la causa y aplicando una solución ya sea esta ajustar la oclusión, estabilizándola reponiendo ausencias o mediante técnicas de relajación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *