Algo tan sencillo y básico como es el hecho de lavarse los dientes puede que no lo estemos haciendo bien, por lo que atento a estos consejos y toma nota para que cada vez que te cepilles lo hagas PERFECTAMENTE 😉

1- No utilizar el cepillo adecuado y de una marca que respete el cuidado de los dientes. Tu dentista te ayudará a conocer qué marcas y qué tipología de cepillo es el que más te conviene para evitar sangrados, cerdas excesivamente fuertes, etc.

2- Al igual que ocurre con el cepillo, lo mismo hacer con la pasta dentífrica. Utilizar la que mejor se adapta a las necesidades propias.

3- No cepillarse los dientes el tiempo suficiente. Ya lo hemos comentado en varias ocasiones, pero es que para obtener una correcta limpieza bucodental, es necesario cepillarnos de manera suave durante 2-3 minutos.

4- Hay que utilizar siempre el hilo dental, y además hacerlo correctamente 😉 Cada vez que pasemos el hilo entre 2 piezas dentales hay que utilizar un tramo del hilo nuevo, no usar el mismo tramo por todas las piezas dentales.

5- Es un error no utilizar al final del cepillado y del hilo dental un colutorio bucal, ya que gracias a él conseguiremos eliminar y expulsar las bacterias de la boca